<
 

 

 

El Convenio de Basilea fue creado con el objeto de proporcionar una base normativa general para regular el movimiento transfronterizo de desechos peligrosos así como su eliminación. Esta convención representa en intento sustancial de regular la comercialización, administración, exportación y el tráfico transfronterizo de los desechos peligrosos. Al 31 de mayo de 2004 el Convenio de Basilea cuenta con 160 Estados miembros.

La convención ha determinado que existe una creciente preocupación en todo el mundo, y en particular en los países en vías de desarrollo, para la administración de los PCBs. En América Latina este aumento de conciencia se evidencia en el desarrollo del consenso entre los sectores público y privado. Nuestros organismos legislativos han manifestado su aprobación, por lo cual dicha Convención ha sido adoptada como legislación en la mayoría de los países de la región.

Es importante recalcar que por efectos de la legislación propia de cada país, son muy pocos los que permiten la importación y posterior eliminación de PCBs en sus suelos. Francia es una de las pocas naciones del mundo que accede ala entrada de sustancias contaminantes a su territorio para tratamiento.